Comercio Justo

Contenidos

¿Qué es?

 El Comercio Justo es aquel que garantiza a los productores unas condiciones de producción y comerciales dignas, permitiéndoles que se conviertan verdaderamente en actores de su propio desarrollo.

El Comercio Justo es una alternativa al comercio tradicional. Frente a los criterios meramente económicos de este último, tiene en cuenta valores éticos que abarcan aspectos tanto sociales, humanos como ecológicos.

¿Cuáles son los objetivos del comercio Justo?

  • Trabajar con grupos de campesinos y artesanos del Sur en desventaja a causa de la pobreza, las prácticas discriminatorias y las restricciones comerciales.
  • Promover unas condiciones laborales dignas.
  • Favorecer la equidad de género.
  • No admite la explotación laboral infantil.
  • Crear oportunidades para mujeres, grupos étnicos o sociales, que sufren discriminación, explotación y otras situaciones injustas.
  • Respetar el medio ambiente.
  • Se basa en la transparencia y el funcionamiento democrático para beneficiar las necesidades básicas de las comunidades productoras y de los consumidores.
  • Garantizar unos precios mínimos dignos a los productores, una colaboración comercial directa, regular y a largo plazo, así como el derecho a una prefinanciación.  
  • Ayudar a crear proyectos de futuro.

Definición de Comercio Justo

Recientemente, las principales organizaciones de Comercio Justo a escala internacional han consensuado la siguiente definición:

“El Comercio Justo es una asociación de comercio, basada en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional. Contribuye a un desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores y trabajadores marginados, especialmente en el Sur. Las organizaciones de Comercio Justo, apoyadas por los consumidores, están implicadas activamente en apoyar a los productores, sensibilizar y desarrollar campañas para conseguir cambios en las reglas y prácticas del comercio internacional convencional.”

luis418 - CJ

El Comercio Justo

También conocido como Comercio Alternativo, pretende garantizar la calidad de vida, salud y seguridad de todas las personas implicadas en la cadena de producción. Quiere cambiar las actuales relaciones comerciales entre los países del norte y los del sur.

Para conseguir este objetivo, la mercancía se compra lo más directamente posible a los productores, con un mínimo número de intermediarios. Las relaciones comerciales se mantienen durante un tiempo largo para que los productores puedan hacer planes de largo plazo.

El propósito no es aumentar las ganancias al máximo, sino ayudar a las comunidades productoras a salir de la pobreza pagándoles una recompensa justa por su trabajo. En ciertas ocasiones, mediante un sistema de pre-financiación, se asegura que puedan desarrollar su producción hacia una forma más eficaz pero respetuosa con el medio ambiente.

Principios del Comercio Justo

La Organización Mundial del Comercio Justo establece 10 criterios que deben ser cumplidos por las organizaciones que trabajan en Comercio Justo: 

Sistema de comercio justo

 En las últimas décadas, se ha construido un sistema comercial cada vez más global en el que participan de una manera u otra todos los países del mundo. Sin embargo, la base del sistema es desigual y favorece a los países desarrollados. Por lo tanto las ventajas de la creciente globalización no llegan a todos. No basta con invertir dinero en proyectos de desarrollo si el sistema de comercio mundial sigue explotando a los países en vías de desarrollo. Según Intermón Oxfam, por cada euro que reciben los países empobrecidos en ayuda, pierden dos a causa de las actuales reglas comerciales.

¿Dónde encontrar productos de comercio justo?

Los productos de Comercio Justo se pueden encontrar en tiendas especializadas así como también, cada vez más, a través de otros canales tales como la restauración, máquinas de venta automática, supermercados, cooperativas de consumidores, regalos de empresa e Internet, entre otros.

Sin embargo, la disponibilidad de productos de Comercio Justo a través de canales convencionales, tales como supermercados y tiendas no especializadas, es aún muy incipiente en España si la comparamos con otros países de Europa. En los Países Bajos, por ejemplo, el café se puede encontrar en más de 90% de los supermercados y alcanza una cuota de mercado del 2,6%. En Suiza, esta cifra asciende al 5%.

En este caso, los productos tendrán que tener un sello que certifique que son de Comercio Justo.

¿Quién hay detrás?

Muchas de las tiendas están gestionadas por ONGs (Organización No Gubernamental) como PROYDE, con amplia experiencia sobre la problemática que viven los llamados países del Tercer Mundo, bien porque gestionan proyectos en países del Sur o bien porque llevan a cabo campañas de sensibilización o actividades de educación para el desarrollo, aquí en el Norte.

Sin embargo, la disponibilidad de productos de Comercio Justo a través de canales convencionales, tales como supermercados y tiendas no especializadas, es aún muy incipiente en España si la comparamos con otros países de Europa. En los Países Bajos, por ejemplo, el café se puede encontrar en más de 90% de los supermercados y alcanza una cuota de mercado del 2,6%. En Suiza, esta cifra asciende al 5%.

En este caso, los productos tendrán que tener un sello que certifique que son de Comercio Justo.

¿Cómo llegan los productos?

Existen organizaciones que, siguiendo los criterios del Comercio Justo, seleccionan a los productores en los países del Sur y se encargan de la importación, distribución y venta de sus productos bien sea directamente a los consumidores, a través de sus propias tiendas, o a otros canales de venta. Además, a través de programas de cooperación y asistencia técnica, muchas de esas organizaciones apoyan a los productores en diversas formas: financiando por adelantado su producción, asesorándoles en la mejora de sus productos, con apoyo técnico y de gestión, entre otras.

Las organizaciones importadoras suelen participar también en campañas de sensibilización dirigidas a reivindicar la necesidad de introducir criterios éticos en las relaciones comerciales con el fin de construir un mundo más justo y sostenible.

Los productos de las tiendas de Comercio Justo de PROYDE son obtenidos a través de las organizaciones importadoras: IDEAS, Espanica, Alternativa3, Intermón-Oxfam y La Xarxa de Consum Solidari.

¿Qué puedo comprar?

Aunque la diversidad de artículos es bastante amplia y cada vez mayor, estos podrían ser agrupados en tres categorías: alimentación, textiles y artesanía.

En las tiendas de PROYDE encontrarás diversos productos de esas tres categorías.

Alimentación

Alimentación

Comprar

Artesanía

Artesanía

Comprar

Cosmética

Cosmética

Comprar

Bienestar

Bienestar

Comprar

¿Qué ventajas tiene el Comercio justo?

Los productos de Comercio Justo son siempre de alta calidad y producidos respetando el medio ambiente. Según los criterios oficiales, los procesos de producción deben respetar el entorno cultural y ambiental. Por otro lado, la originalidad y singularidad de muchos de esos artículos nos acerca a otras culturas, contribuyendo al mismo tiempo a la conservación de las mismas.

¿qué se entiende por comercio justo?

Un precio justo debe cubrir todos los costes de producción, y permitir a los productores tener una vida digna y reservar un margen para fines sociales: escuela, salud, vivienda…

Por lo general, las importadoras aceptan los cálculos propuestos por los productores. En el caso de las materias primas como café o cacao, cuyo precio se determina en las bolsas internacionales de Nueva York y Londres, las organizaciones de Comercio Justo toman como referencia ese precio y añaden una cantidad adicional. Se garantiza además, un precio mínimo que el productor recibirá aunque el precio del mercado caiga por debajo de él.

¿Por qué son más caros?

El precio de los productos se establece con el objetivo de que el productor alcance un nivel de vida que le permita superar su pobreza. Es más equitativo y más justo que el precio pagado por la mayoría de las empresas multinacionales pues además de que debe cubrir todos los costes de producción, también debe permitir a los productores tener una vida digna y reservar un margen para fines sociales: escuela, salud, vivienda.

Además, los productos de Comercio Justo son de alta calidad, lo que también repercute en el precio. Un factor añadido que incide en el mayor precio de algunos productos de alimentación es el bajo volumen manejado por el Comercio Justo en comparación con el que manejan los canales de distribución convencional de alimentación, lo que encarece proporcionalmente los gastos de transporte y almacenaje.

En cuanto a los artículos de artesanía y textiles, tienen precios similares a los del comercio convencional. Aunque también se pagan mayores retribuciones a los artesanos, como la cadena de intermediarios es muy pequeña, se pueden conseguir precios más competitivos.

Por último, si la comparación la hacemos con los productos que podemos encontrar en tiendas especializadas en ofrecer bajos precios, debemos preguntarnos cuál es el coste humano que se ha pagado, en forma de explotación laboral, para que puedan llegar a nuestras manos esos productos a un precio tan increíblemente barato. Y si la comparación se hace con artículos de alta calidad, como lo son los de Comercio Justo, los precios son similares e incluso en ocasiones inferiores.

¿Cómo se originó el Comercio Justo?

En 1964 la “Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo” (UNCTAD) realizó su primera reunión bajo el lema “Comercio, no ayuda”. En ella se definieron una serie de propuestas a favor de nuevas relaciones entre los países ricos y los empobrecidos. Las resoluciones, vetadas por ocho de los países más ricos, implicaban, entre otras acciones, la activación de mecanismos comerciales más justos. Dentro de este contexto surgió el movimiento del Comercio Justo.

A mediados de los 60, algunas organizaciones de apoyo a los países del Sur comenzaron a importar productos de artesanía para venderlos en Europa por catálogo a través de grupos de solidaridad. Pero hasta 1969 no se abrió la primera tienda de Comercio Justo, concretamente en Holanda. El primer café de Comercio Justo tardó más en introducirse en Europa: procedía de cooperativas de Guatemala y empezó a importarse en 1973.

En España, las dos primeras tiendas se abrieron en 1986, una en Andalucía y otra en el País Vasco. En 1996 se creó la Coordinadora de Organizaciones de Comercio Justo.

El comercio justo en españa

Según la Coordinadora de de ONGD, España mantiene una participación del 1,4% relativa al total de ventas en materia de Comercio Justo. Estamos lejos aún de países como el Reino Unido, Suiza, Alemania (con participaciones cercanas o muy superiores al 15%), así como de Francia y Holanda (con participaciones en torno al 10%). Sin embargo, las ventas de Comercio Justo en España superaron los 138 millones de euros en 2019, lo que supone un crecimiento espectacular, de 60 millones de euros, respecto al 2018. 8. Un incremento que fundamentalmente ha venido de la mano de empresas y nuevos actores que se suman a la red

¿qué puedo hacer yo?

Quizás a ti te parezca que es poco lo que puedes hacer. Y de hecho, ninguno de nosotros puede cambiar el mundo sólo. Pero no te desesperes, somos muchos los que pensamos como tú y juntos conseguiremos que cambien las cosas.

Cada vez que compras algo, tomas una decisión – consciente o no. Tu decisión tiene repercusiones en la realidad económica. Si compras un producto de Comercio Justo, sabes que su consumo no ha contribuido a la pobreza, sino que ha apoyado la creación de posibilidades de autosuficiencia económica en el Sur. Contribuirás a hacer que la distribución de la riqueza sea más equitativa. Otro mundo es posible, pero exige la colaboración de todos nosotros.